jueves, enero 29, 2009

Canapés



La verdad es que no sé muy bien si los canapés son algo típico español, o el origen de este plato está en otro país, pero es algo que en España se come muchísimo, sobretodo en fiestas. Es una manera de que quedar como un señor sin tener mucha idea de cocina, ya que las técnicas básicas de los canapés son cortar y untar, algo que sabe hacer cualquiera.

Para los que no sepan lo que son: un canapé es un trozo pequeño de pan con algo encima, normalmente varios ingredientes untados o colocados sencillamente encima. Se suele usar pan de molde, porque se deja trabajar muy bien y se come fácilmente.

No hay "ingredientes" para canapés. Podemos hacerlos de lo que queramos, y el único límite es nuestra imaginación. Sin embargo, para hacerlos bien y sorprender a nuestros comensales, podemos seguir algunas reglas básicas.

1.- Variedad y mezcla: la palabra variedad es la base de cualquier fuente de canapés. Esta variedad no es solo en cuanto a sabores, sino también texturas, colores y olores. Para ello, buscaremos varios ingredientes que podamos combinar de muchas maneras. No hay que olvidar que solo usaremos una pequeña porción de cada ingrediente. En los canapés debemos buscar los contrarios. Nada más aburrido que una fuente de canapés con sabores solamente salados o dulces. Hay que mezclar sabores para conseguir la mayor riqueza posible.

2.- Orignalidad y creatividad: esto se presupone, pero el canapé está hecho para sorprender. Si no sorprendemos, nos hemos quedado a medio camino. Debemos buscar ingredientes novedosos, mezclas extrañas, etc... Nuestra meta es sorprender al paladar y a la vista. Cuando saquemos la fuente, hay que oír algunos "ahhhh, ohhhh, ¿qué es eso?". Dejemos volar nuestra imaginación buscando nuevos caminos inexplorados. El canapé de mayonesa con queso y jamón york está muy bueno, pero hay que innovar un poco.

4.- Sabor: bueno, si mezclamos chorizo picante con nocilla, a lo mejor está bueno, pero a lo mejor es una mierda. No olvidemos que el canapé está hecho para ser comido. Pensar siempre qué efecto vamos a conseguir con esa mezcla que nos hemos inventado. La originalidad está bien, pero el efecto tiene que ser "comible". Lo mejor es probarlo nosotros mismos.

2 comentarios:

Margot dijo...

Ummmmmm!! Ahhhhh! Ohhhh! ¿Chorizo con nocilla?
Uy esos alemanas te van a desterrar, ajajajaja.
Besos
Margot

veriweto dijo...

jejeje,yo se de uno
q si le pones al chorizo con nocilla
un chorro de mahonesa se lo come...
jajajjaa
saludossssss