martes, enero 24, 2006

Sashimi con salmón, atún, zanahoria y algas






Este plato describe perfectamente la cocina japonesa: aparentemente sencilla, en realidad complicada. El sashimi se utiliza normalmente como aperitivo o entrante. Se trata de mezclar en una bandeja diferentes tipos de pescado crudo con o sin verduras. El ingrediente clásico, que falta en esta receta(no lo he encontrado por el momento) es el rábano daikon, que se corta en tiras muy finas y se coloca como acompañamiento.

Aunque el sashimi parece sencillo, en realidad no lo es tanto. Para empezar, con el pescado debe ser fresco(los japoneses no comen pescado que lleve muerto más de dos horas). Por supuesto, yo he usado pescado congelado. El principal problema está, sin embargo, en el corte. Tenemos que lograr que nos queden tiras finas en forma rectangular(como se ve en la foto, mi técnica aún está un poco verde). Este sashimi lo he acompañado de zanahorias y de alga, más que nada porque era lo que tenía por casa.

Ingredientes:
- salmón
- atún
- zanahoria
- salsa de soja
- washabi
- konbu
Para acompañar: arroz de sushi(ver receta), té verde(de verdad, no hornimans que sabe a pis), sopa de miso(ver receta).

PREPARACIÓN:

Cortamos el pescado cuidadosamente y lo colocamos en una bandeja. La zanahoria la cortamos en trozos que se puedan coger con los palillos. El konbu lo colocaremos todo junto después de haberlo dejado en agua fría durante media hora. Debemos colocar los ingredientes buscando la armonía, el equilibrio y la elegancia. El sashimi se come con salsa de soja y washabi.

PD: Sí, el pescado está CRUDO.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmm, comida japonesa, yo conozco unos restaurantes buenísimos, eso sí en Düsseldorf. Pero lo que tú has hecho tiene muy buena pinta. Lo que no entiendo es de dónde sacas el tiempo no sólo para cocinarlo sino para escribir sobre lo que cocinas también. Sigo mirando a ver si encuentro algo para copiar ;-)

Javi dijo...

La verdad es que si tuviera más tiempo cocinaría más y escribiría más. ¿Así que Düsseldorf, eh? Me parece que me voy a tener que dar una vuelta por allí... Como excusa puedo usar visitar a algún amigo... :-)